Saltar la navegación

Antecedentes históricos (II)

En el siglo XVI en Italia, utilizaban estas manifestaciones como competición en sus “Juegos Venecianos” donde competían en construcciones de pirámides humanas en las que se realizaban en hileras de 30 hombres o más. En la cima de cada pirámide se encontraba un joven que realizaba diversos movimientos acrobáticos. El ganador de la competición era el grupo que construía la pirámide más alta o la más estable (Hernández, Jiménez, Leal, Palomo, Romero, Sabido, Tato, Unión, 1999).

Juegos venecianos
Wikimedia Commons (CC BY-SA)

Pero la participación en este tipo de actividades era poco conocido hasta que, a mediados del siglo XVIII, aparecieron en Alemania ciertos eventos deportivos que acrecentaron la motivación por dicha participación (Gimnastradas, Espartaquiadas, etc.) Este tipo de actividades han desembocado en los actuales Festivales Gimnásticos como son el “Blume” en Gran Canaria o la "Gimnastrada Extremadura" en Cáceres, que en el año 2016 se celebró su 20ª edición.