Saltar la navegación

Errores en los equilibrios (II)

3-. No elevar las piernas extendidas.

Las piernas se elevan flexionadas, lo que impide que haya la rigidez corporal suficiente para mantener el equilibrio en esta posición.

Corrección: elevar las piernas extendidas desde el inicio del movimiento. Extender los tobillos ayudará a mantener las piernas rectas en todo el recorrido, lo que favorecerá el mantenimiento de la posición de equilibrio invertido.

Pino dos apoyos
Roudneff (CC BY-SA)

4-. En el equilibrio con dos apoyos, no colocar la cabeza entre los brazos.

Al llegar a la posición de equilibrio invertido, en ocasiones cometemos el error de sacar la cabeza de la línea de hombros. Esto provoca a veces que perdamos la rigidez y nos encorvemos.  

Corrección: elevar los hombros para "esconder el cuello", limitando la movilidad de esta articulación. De este modo, la cabeza se mantendrá entre los brazos, permitiendo mantener mejor la posición en la misma línea corporal.