Saltar la navegación

Nos ponemos en marcha

Ya sea para contar una anécdota, un chiste o un cuento de hadas, narrar una historia exige cierta habilidad. Hay personas que traen esa habilidad "de serie", ¡vaya, que tienen un don especial para contar historias! Pero, como todo en la vida, la mayoría de las veces se aprende. De modo que...

Nos ponemos en marcha

¡No hay tiempo que perder! Tenemos que averiguar todos los secretos de la narración. De nuestras habilidades narrativas depende que podamos salvar a nuestra ciudad. El juego de "Los dados cuentarines" servirá para despertar nuestro "lado narrativo".

Los dados "cuentarines"

Trabajo en equipoVamos a divertirnos con un juego en equipo.

¿Qué tal se os da improvisar? Porque vamos a construir pequeñas historias con los elementos que nos muestren los dados. Rucio nos enseña las reglas del juego:

Reglas del juego

Todo el material necesario, junto a instrucciones más detalladas del juego, lo tenemos en el documento Enlace al documento. Abre en ventana nueva. "Los dados cuentarines".

Una historia muy loca

Trabajo en equipoAquí tenemos la modalidad digital del anterior juego, en su versión más disparatada.

Pulsamos sobre la imagen para ver las instrucciones:

Reglas del juego

Y este es nuestro dado virtual. Podemos decidir jugar con 3, 4, 5, 6 caras... Lo más conveniente es escoger 3 o a lo sumo 4 caras, porque así sacaremos más rendimiento al número de tarjetas que componen el juego.

Si necesitamos información más precisa, la encontraremos en el documento Documento Una historia muy loca.

Podemos grabar los relatos en nuestros teléfonos móviles o con algún programa que tengamos en nuestros ordenadores (Audacity, por ejemplo), para de este modo compartirlos con el resto del grupo clase.

Opcionalmente, cuando todos los grupos hayan terminado, podemos celebrar un concurso para votar "el relato más disparatado". Para ello, escuchamos las grabaciones hechas por los diferentes grupos o contamos los cuentos de viva voz, a través de los portavoces.