Saltar la navegación

EL PROYECTO

El Aula del Futuro de Zafra surge de la apuesta firme del Centro de Profesores y Recursos (CPR) de esta ciudad por ofrecer tanto al profesorado como al alumnado de la demarcación y de toda Extremadura un nuevo concepto de espacio educativo basado en la iniciativa del Future Classroom Lab de la European Schoolnet.

La ausencia de un Aula de estas características en nuestra comunidad autónoma, unida al respaldo decidido de la dirección del centro, y la visita del asesor de Tecnologías Educativas al Aula del Futuro de Bruselas y del INTEF en Madrid, les ha servido de acicate y ha proporcionado el estímulo necesario para emprender durante el verano de 2019 el proceso de transformación de una de las salas-almacén menos utilizadas del centro en un nuevo espacio facilitador de experimentación tecnológica y aplicación de metodologías activas.

El concepto de recurso educativo ha cambiado con el paso de los años. Lo que antes se centraba en materiales bibliográficos, está siendo sustituido en la actualidad por recursos tecnológicos. Las revistas, manuales y libros del CPR son utilizados mínimamente por el profesorado de la demarcación, mientras que nos solicitan en mayor medida material tecnológico como robots, tablets o equipos de sonido, entre otros.

Cambio en la R de recursos

Otra de las razones que sustenta la creación de este espacio se centra en la idea de replicabilidad. Desde el CPR están convencidos que si el profesorado, especialmente aquellos que ocupan responsabilidades directivas, experimentan con el alumnado en el Aula del Futuro, se convencerán de las ventajas de crear este tipo de espacios educativos y propiciarán que puedan ser replicados en sus centros. Pretenden que los docentes vean en esta propuesta un modelo de referencia para promover cambios metodológicos en la práctica docente diaria a través de la creación y organización de espacios flexibles que promuevan el uso de pedagogías activas. Después, cada aula particular deberá responder a las necesidades del centro, de los alumnos, y deberá adaptarse al trabajo que se vaya a desarrollar. El Aula del Futuro no es, fundamentalmente, el espacio físico, el mobiliario o la tecnología, sino un espacio de experimentación para mejorar los procesos de aprendizaje del alumnado.