logojuntaexblanco 210x30

¿Sabes qué es el "Vamping"?

  • Manuel Benítez

vamping adolescente cansado por navegar por internet y no dormir suficienteEs evidente que el uso del smartphone o la tablet se ha convertido prácticamente en imprescindible en el día a día. Sobre todo para los más jóvenes, pasar más de 24 horas sin recibir o enviar un mensaje de WhatsApp o sin saber qué se cuece en la red puede suponer un auténtico drama.

Según el estudio sobre el uso de dispositivos móviles en niños y adolescentes de Extremadura realizado en enero de 2015, casi el 80% de nuestros alumnos afirma utilizar el teléfono móvil más de una hora diaria, mientras que solo el 64% de sus padres reconcoe esta situación.

De hecho, la proporción de padres que reconoce ese uso se mantiene más o menos constante (64%) en todas las etapas educativas, pero la de alumnos va creciendo claramente con la edad de los mismos, desde un 46% en Primaria hasta un 97% en Bachillerato. Quizás una explicación para este desajuste entre lo que los hijos reconocen hacer y lo que sus padres piensan que hacen tenga que ver con una ocultación por parte de los menores de estas prácticas a sus padres.

Puede ser que sea bastante frecuente que niños y jóvenes pierdan horas de sueño por estar enganchados a un teléfono móvil, tablet o PC.

La palabra "Vamping" nace de la unión de las palabras inglesas vampire (vampiro, conocido por su afición a salir de noche) y texting (acción de enviar mensajes  a través de aparatos electrónicos). Por tanto, se trata del fenómeno por el cual los adolescentes utilizan aparatos electrónicos durante la noche, con el ánimo de pasar desapercibidos ante sus padres.

Uno de los grandes peligros que puede tener esta práctica es que está muy relaccionada con una adicción a las nuevas tecnologías, con el agravante de que pueda permanecer oculta a los adlutos responsables de la educación.

hiperconectividad

En el material elaborado para el Foro de Nativos Digitales, podemos encontrar un apartado para concienciar a nuestros alumnos de los peligros de pasar demasiado tiempo enganchados a la red.

Un problema añadido a este exceso de necesidad de estar conectados por parte de nuestros adolescentes es que las actividades escolares y extraescolares y las normas del hogar les pueden empujar a buscar ese momento tanto físico como temporal para poder estar consigo mismos y a su vez en compañía de sus amistades. El vamping, la costumbre de estar detrás de la pantalla entre sábanas hasta altas horas de la noche, permite a los adolescentes uasr sus dispositivos electrónicos sin interrupciones ni supervisión alguna. La noche les ofrece esa oportunidad que además coincide con la última etapa del día, con lo que pueden también cumplir con esa obligación de contar todo lo ocurrido al final de su jornada.

Una vez identificado el problema, los profesores hemos de estar listos para tratar de evitarlo, y aquí las dificultades son grandes principalmente porque se trata de una actividad que se realiza en la intimidad del hogar y que, por lo tanto, es dificil de conocer no ya para los profesores, sino también muchas veces para los padres, y también porque se trata de luchar contra una "modaya que, para demostrar ser parte de esta tendencia, los jóvenes se sacan selfies, arman listas de reproducción en servicios musicales, comparten en Facebook o Twitter, utilizan el Instagram con hashtags como #vamping, todo bajo la premisa de “Yo también soy un vampiro conectado .

En el siguiente vídeo que extraemos de un programa emitido en la televisión vasca ETB, hablan sobre este fenómeno y tratan de dar a los padres algunas claves para enfrentarse a él:

Tanto en este vídeo como en distintas webs con consejos para padres para prevenir los distintos problemas de las redes, se insiste en que la clave está en concienciar a los adolescentes en lugar de simplemente prohibir.

Lo primero sería comprender a los adolescentes y ser conscientes de que si tienen ese deseo de conectarse en la soledad de la noche, no es solo por tratar de ocultarse, sino que puede que estén reaccionando a una jornada sobrecargada de deportes, clases de música y tareas escolares que a veces no les dejan tiempo libre para dedicarse a lo que de verdad les apetece. También puede haber otra razón: la presión de grupo, que les pedirá explicaciones al día siguiente si no han estado activos en las redes durante la noche.

Sea como fuere, tanto padres como profesores deberían hacer comprender a los internautas más pequeños que la noche es tiempo de descansar. Niños y niñas deberían aceptar como norma que a partir de cierta hora se les retirasen los dispositivos, haciéndoles conscientes de que no todas las personas tienen la madurez necesaria para gozar de una absoluta autonomía en el uso de las redes. En edades tempranas, un niño o niña que se conecta frecuentemente a Internet con nocturnidad puede enfrentarse a más de un problema inesperado al no contar con ningún tipo de supervisión ni de ayuda adulta.

Al final se trata de buscar un punto de equilibrio y de negociarlo con ellos de forma sensata y justificada. Se podría, por ejemplo, establecer una especie de "trato" entre padres e hijos: llegada una hora, pueden hacer un parking de móviles, los móviles se dejan aparcados juntos en una mesa cargando durante toda la noche. De esta manera los menores no tendrán acceso a ellos en su habitación.

Junta de Extremadura
Consejería de Educación y Empleo
Dirección General de Innovación e Inclusión Educativa
Avda. de Valhondo, S.N,
III Milenio, Módulo 5
06800 Mérida
Aviso legal

emtic es el portal de innovación y tecnología de la educación de la Dirección General de Innovación e Inclusión Educativa de la Consejería de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura